NOVEDADES RECOMENDADOS ENTREVISTAS ESCRITOS LIBRERIA CONTACTO
ESCRITOS
Los renglones torcidos de Dios
20110919

Este titulo es sugestivo, y mas allá de ser el titulo de un muy buen cuento de ficción policial, podría ser utilizado para representar lo que promueve el suicidio en la adolescencia. A partir de una serie de suicidios ocurridos a lo largo del año en Escobar, que preocupa a sus habitantes y a las autoridades sanitarias, decidí publicar este articulo.

La tasa de suicidio de una sociedad es usada para diferentes fines, pero siempre muestra, siempre es termómetro de un deterioro en alguno de sus estamentos. Las épocas de crisis económicas que atravesamos mostraron precisamente esto, pero aun siendo un fenómeno social, hay en cada suicidio un acto propio del sujeto que lo lleva a cabo.

Si uno parte de pensar: "yo soy yo y soy dueño de mis actos" no va a poder comprender lo que insta ( o impulsa ) a una persona al suicidio. En líneas generales, el suicida está muerto unos segundos antes de llevar a cabo ese acto. Dicho de otra forma, el acto muestra que esa persona "estaba muerta" previamente, de modo que es importante pensar en las circunstancias que conducen a esa posición de angustia y de asfixia existencial. En algunos países cuando se detecta que una persona muere en un "accidente de transito" alcoholizado, se lo rotula como suicidio, es decir que la forma de entender esa muerte cambia según las características de la sociedad. Muchos suicidios quedan enmascarados bajo la forma de accidentes o distracciones, pero siempre son actos que conducen a la muerte y, es preciso destacar esto: la persona estaba de una u otra forma avisada. Por qué impacta enterarse de un suicidio? ( pongamos como ejemplo el caso del Dr Favaloro) porque es un acto que esta destinado a otro. El suicidio intenta mostrar algo a otro. Si bien los motivos y las formas del suicidio varían, siempre hay un mensaje, un "mostrar algo" a otro, recordemos suicidios en masa por cuestiones de fanatismo religioso, suicidios después de guerras, en veteranos, o después de catástrofes como la de Cromagnon. Siempre contienen un mensaje. En muchos casos estos mensajes toman cuerpo y se dejan cartas a alguien. En las historietas o en caricaturas, es común que cuando se muestra un suicidio se pone una carta que dice "Sr juez"- De una u otra forma se entiende que contiene un mensaje. Siempre nos queda la pregunta de "porqué lo hizo?" y la respuesta muchas veces es: "no veo salida" " estoy cansado" "No quiero mas" " no puedo vivir mas así"- Este mensaje muchas veces muestra la imposibilidad de llevar adelante otro proyecto de vida que el que lo lleva inexorablemente a ese encierro. He trabajado 13 años en geriátricos y he visto gente que "se deja morir" o que rezan para morir. Estas muertes no son suicidios pero también ponen en acto la voluntad de no vivir mas. Muchas veces lo que lleva a esto, en el caso de nuestros viejos, es el miedo a la edad, alguna enfermedad y muchas veces el no tener un proyecto de vejez. El suicidio en la adolescencia es demostrativo de algo patente y doloroso, que también de algún modo tiene que ver con la imposibilidad de darse un proyecto diferente. Muchos adolescentes se ven llevado a ese callejon sin salida del cual el suicidio es, digamos así, una salida fallida. Quien haya visto la película "La sociedad de los poetas muertos" no dejara de darse cuenta que el personaje se veía presionado por dos estilos de vida, dos formas de ser, la del profesor y la escuela y la de su padre que le instaba a ser médico y finalmente el chico decide suicidarse. Su suicidio, si algo quería decir a modo de mensaje era: " no puedo ser lo que quiero, y no quiero ser lo que vos querés que yo sea" Es necesario aquí hacer una aclaración ; si decimos que el suicidio muestra o dice algo a otro, esto no está dicho en el sentido de la culpa. La culpabilidad siempre muestra que hay algo que esta bien, y hay algo que está mal o que hay algo que sería lo correcto de hacer- En este caso se trata de responsabilidad, se trata que cada uno se haga responsable de sus actos. En este sentido, todo suicidio adolescente envía un mensaje en el cual alguien queda responsabilizado. A veces son los padres, a veces es una escuela, unas malas notas, a veces es un novio o una novia que no llegan a serlo. Frente a este planteo qué es lo que podemos hacer? Cuando uno como profesional, toma contacto con estos casos, se ve que previamente la persona que entra en esos "callejones sin salida", da señales de ese encierro. Da señales de su asfixia y su malestar. Muchas veces los adultos: padres, maestros, o agentes de salud, no escuchamos esas señales. Escuchamos lo que queremos escuchar y no lo que nos muestra esa persona. . Insisto: no es una cuestión de culpabilidad sino de responsabilidad. Un consejo que se puede poner en practica es el de derivar a la consulta profesional a un adolescente cuando se empieza a observar cambios de conducta, sobre todo los estados de angustia que suelen ser llamados "depresiones" o "tristezas", "encierro en si mismo" o "aislamiento".

Otra de las formas que también muestran el riesgo al que están sometidos los adolescentes es la forma maniaca, cuando están "sacados" o "acelerados" y quedan expuestos a accidentes fatales. Son señales que pueden estar mostrando una situación difícil de elaborar para el adolescente. Los estados de angustia o malestar duraderos o la imposibilidad de disfrutar de momentos de la vida cotidiana o la repetición de situaciones de difícil solución son las señales que debemos tener en cuenta. El aceptar esta situación, el tener el valor de "ver" lo que muestra un suicidio, y el aceptar el mensaje, posiblemente conduzca a cambiar algunos criterios inflexibles: cuanto mas inflexible es una educación, o la actitud de los padres hacia el niño, menor es la comprensión y mayor es la distancia afectiva que se genera entre las personas y el suicidio es uno de los efectos de estos conflictos. Recordemos que el egoísmo ensordece: la misma palabra que al no ser escuchada enferma, es la palabra que al ser liberada, cura.

 


ULTIMAS NOVEDADES
Libreria

Cara a cara ( La dimensión humana del analista )



"El psicoanálisis no es una religión. Es un viaje que tiene como punto de partida la angustia y como destino final la verdad. Un sendero que r...

Ver Más